Páginas vistas en total

domingo, 21 de noviembre de 2010

-¿Quién eres tú? -preguntó el principito-. ¡Qué bonito eres!
-Soy un zorro -dijo el zorro.
-Ven a jugar conmigo -le propuso el principito- ¡estoy tan triste!
-No puedo jugar contigo -dijo el zorro- no estoy domesticado.
-¡Ah, perdón! -dijo el principito.
Pero después de una breve reflexión, añadió:
-¿Qué significa "domesticar"?
-Es una cosa ya olvidada -dijo el zorro-, significa "crear lazos"
-¿Crear lazos?
-Efectivamente, verás -dijo el zorro-. Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos. Y no te necesito. Tampoco tú tienes necesidad de mí. No soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo...

El zorro se calló y miró un buen rato al principito:
-Por favor... domestícame -le dijo.

1 comentario:

  1. qué homosexual que fue todo siempre en el principito. ese zorro quería que se la den de una forma tremenda

    ResponderEliminar