Páginas vistas en total

sábado, 27 de noviembre de 2010


Estar solo y aburrido es un estado lamentable. El aburrimiento se cuela en cada espacio que encuentra, en la habitacion y entre los huesos. Nada convence, nada llena. No importa tener un bajo, no hay ganas de tocarlo. No importan las 2 guitarras, ni ganas de afinarlas para tocar. Me acuesto en el sillon y ni siquiera me puedo dormir.
Es como que el aburrimiento se burla de mi haciendome sentir cada segundo de mi tarde aburrida, sin poder adelantar el tiempo diviertiendome o perder el tiempo durmiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario